Cuando se cambia el aceite en un coche

El cambio de aceite en cualquier vehículo es vital, porque de este dependerá que se tenga una buena lubricación en tu motor. Para que puedas comprar los mejores repuestos para tu coche lo mejor es visitar el despiece citroen, porque allí encontrarás los mejores recambios para tu vehículo.

Sin embargo, debes tener en cuenta que existen algunos momentos en los que se debe hacer el cambio de aceite en tu vehículo. Si no sabes cuándo debes hacerlo, lo mejor será que sigas leyendo este post para conocer más al respecto.

Momentos para cambiar el aceite

En cualquier vehículo es básico que cambies el aceite siempre que sea necesario, y para hacer el cambio de forma oportuna debes fijarte en lo siguiente:

Nivel de aceite

Es importante que estés monitoreando de forma constante el nivel de aceite de tu vehículo, para asegurarte de que sea el óptimo. Por esto, se aconseja que midas el mismo por lo menos una vez al mes y que te asegures que esté en el rango recomendado por el fabricante del coche.

En caso de que el nivel esté muy bajo, debes asegurarte de restituirlo de inmediato para evitar cualquier problema en tu coche. Asegúrate de verificar si existen fugas y repararlas para que no tengas más problemas en el futuro.

Kilometraje

El kilometraje es básico al hablar del cambio de aceite, porque este es un mantenimiento periódico que debes hacer siempre que sea necesario. Este se debe hacer entre los 5.000 y los 30.000 kilómetros dependiendo del modelo y el año de fabricación de tu coche.

Para saber cuándo es el mejor momento para hacer el cambio lo mejor será consultar el manual de funcionamiento de tu vehículo. Así, podrás asegurarte de que tendrás siempre un gran rendimiento y evitarás cualquier tipo de inconvenientes.

Cambio de los filtros

Los filtros de aceite se encargarán de atrapar todas las partículas de suciedad que estén presentes en el mismo. Es por este motivo que deben estar en perfecto estado para que cumplan por completo con su función, y no dejen que estas lleguen al motor y produzcan daños.

Lo más recomendable es cambiar estos filtros por lo menos una vez cada 12.000 kilómetros para garantizar su rendimiento. Así, evitarás que las partículas de sedimentos se acumulen en tu motor, lo que llevará a que tengas siempre un buen rendimiento en tu vehículo y que la durabilidad del motor no se vea comprometida.